Black Panther

Black Panther

Dicen por ahí que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer.

Y en el caso de joven rey de Wakanda — un misterioso país en África que tiene una cultura y tecnología muy avanzada gracias a sus minas del poderoso metal vibranium –, hay más de una mujer salvándolo en todo momento: su hermana, su ex novia, su mamá y la general que lo protege como guardaespaldas.

Dirigida y coescrita por Ryan Coogler, Black Panther me pareció una mezcla entre Wonder Woman y Thor: Ragnarok en donde las mujeres son las verdaderas superhéroes y Wakanda es uno de los protagonistas más importantes: Un Asgard africano, con todo y los colores brillantes, la combinación de innovación de vanguardia con ritos tradicionales y los efectos especiales imposibles que le quitan un poco de veracidad.

Chadwick Boseman es T’Challa, el heredero al trono de Wakanda y, por ende, el próximo Black Panther, el ser que protege a Wakanda y que logró unir a cuatro de las cinco tribus del hermoso valle. (La quinta jugará un papel importante a la mitad y al final de la película, aunque eso no es tan relevante). T’Challa se vuelve el rey de la avanzada nación (que ha utilizado el vibranium para crear naves voladoras y medicina que lo cura todo) cuando su padre muere en un atentado en las Naciones Unidas en Viena (una de las escenas de Captain America: Civil War). Otras de las gracias de Wakanda es que también es hogar de una flor muy especial con la que se fabrica el elixir que convierte al rey de Wakanda en Black Panther.

El conflicto en Black Panther, como nos lo muestra un útil flashback, comienza en Oakland, California, cuando en un enfrentamiento entre el padre y el tío de T’Challa muere este último. Esa muerte le traerá problemas serios al reino de Wakanda en el futuro. Esos problemas vendrán de la mano de Erik Killmonger (Michael B. Jordan, decente), el primo de T’Challa que ha entrenado toda su vida para obtener su venganza — y de paso, el trono de Wakanda.

Sin dar mayores spoilers, es importante decir que en estas travesías (que incluyen la persecución y caza de un tal Ulysses Klaue — un maravilloso Andy Serkis — un mercenario que robó un pequeño lote de vibranium, matando a muchos locales en el intento), las que verdaderamente lucen son las mujeres de Wakanda, mas no su rey, que en ocasiones peca de tener el superpoder de la sosedad. (Vale la pena decir que Serkis se merece muchos más papeles de este tipo que no incluyan pegarse bolitas blancas al cuerpo).

La ex novia de T’Challa (Lupita Nyong’o, fabulosa), su mamá (Angela Bassett, aun más fabulosa), su hermanita Shuri (Letitia Wright, genial) y su guardaspaldas, la general Okoye (Danai Gurira, extraordinaria), rescatan a T’Challa en numerosas ocasiones y, de paso, también a Black Panther (la película). De hecho, no estaría nada en contra de que Black Panther 2 fuera sobre estos cuatro personajes y dejara a los hombres trabajando al fondo de las minas de vibranium.

Pero hay que reconocerlo: Las batallas entre T’Challa y Killmonger están bien coreografiadas, y van a robar muchos suspiros cuando los personajes luchan sin camisa. La tecnología de Wakanda es divertida, así como los dos o tres chascarrillos que tiene el filme — muy al estilo Marvel. El acento pseudo-africano no molesta tanto como, digamos, el acento colombiano de Wagner Moura en Narcos (aunque habría que preguntarle a un africano).

La película funciona mejor en las secuencias de acción, que logran mantener entretenidos intermitentemente a jóvenes y viejos durante toda la cinta (y de los dos extras en los créditos del final, incluyendo una obvia cachetada al gobierno de Trump y sus muros). Lo que no funciona del todo en el enésimo close-up a Boseman (ya entendimos que está guapo), algunos de los enredos de la trama o en el pobre argumento con el que los autores quieren convencernos de que T’Challa se merece más el trono que su primo.

En general, partes de la historia están muy débiles y, de no ser porque esta es una película del tipo de origin story en la que nos importa más conocer al personaje, su mundo, sus aliados y enemigos que la narrativa en sí, pecaría de ser muy enredada y de tener puntos muy flojos que la hacen por momentos tediosa.

Sin embargo, Nyong’o, Bassett, Wright y Gurira levantan la película una y otra vez, como si cada vez que entraran en escena le dieran a la audiencia un poco de ese elixir que convierte a los hombres comunes en superhéroes y ese brebaje que inyecta el elenco femenino a Black Panther la hacen una de las películas más vibrantes de Marvel que nos introduce a un mundo nuevo, con personajes diferentes y nuevas aventuras. ¿Qué más se puede pedir a una película de superhéroes?

Género: Acción / Aventura / Ciencia Ficción
Clasificación: NR
Fecha de estreno:  15 de febrero
Protagonistas: Chadwick Boseman, Lupita Nyong’o, Michael B. Jordan, Andy Serkis, Angela Bassett, Forest Whitaker,
Director: Ryan Coogler
Sinopsis: “Black Panther” cuenta la historia de T’Challa quien, después de los acontecimientos de “Capitán América: Civil War”, vuelve a casa, a la nación de Wakanda, aislada y muy avanzada tecnológicamente, para ser proclamado Rey. Pero la reaparición de un viejo enemigo pone a prueba el temple de T’Challa como Rey y Black Panther ya que se ve arrastrado a un conflicto que pone en peligro todo el destino de Wakanda y del mundo.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *